22 de abril de 2008

+ 24 semanas...

What you do
No one can decide it's up to you
and who you are is what you choose
These times when the world falls apart
Make us who we are

(The End has only Begun. Lifehouse)


Un encendedor naranja. Un café. Una comida. Un desayuno. Stardust. Un abrazo. Un lugar secreto para dormir. Pasto. Historias. Confesiones compartidas. Dos piratas, cada uno a su manera.

Unos pésimos macarrones de caja. Muchos mensajes al celular. Muchas sonrisas. Dos manos entrelazadas. Dos pares de ojos bien abiertos. Otro café. Viejitas. Un helado. Muchas risas. Sudadera naranja. Quejas. Una tarde: un mantel, un inicio.

Una fiesta aburrida. Unas fotos en blanco y negro. Varios caminos perdidos. El centro. Un bache. Teléfono sonando. Cosas nuevas. Dudas nuevas. Cosquillas. Ilusiones. Otras muchas sonrisas.

Un par de zombies con dos pares de alas: unas negras y otras blancas. Una fiesta y otra fiesta. Cine. Policías. Más policías. Más cine, más fiestas, más risas. Nombres nuevos. Sensaciones nuevas. Nuevas palabras. Llanto. Abrazo. Nuevas personas, mismas sonrisas. Retos. Alegrías.

Un disco. Tres suéteres. Dulces. Besos. Más dulces. Una distancia física y temporal. Una lágrima, extrañándote. Un feliz regreso. Cálida navidad. Fiestas. Problemas afuera. Soluciones adentro.

Un nuevo semestre. Rutina. Felicidad. Tranquilidad. Un viaje. Una semana: tres peleas. Un feliz regreso. Una confesión tardía. Un dolor compartido. Un dolor enmendado. Normalidad. Peleas. Rutina. Desubicación.

¿Seis? sábados. Lágrimas. Miedo. Incertidumbre. Soledad. Abandono. Un aniversario, dos perspectivas. Una ruptura. Una nueva enmienda. Una con celos que nunca volverá a externar. Un miedo. Una pelea. Otra pelea. Muchas más lágrimas. Una con remordimientos de demandas irracionales. Dos con un problema que no pueden ver. Una primera, real encrucijada. Una primera, real posibilidad de terminar. Una primera, real posibilidad de continuar. Continuar. Muchos abrazos. Mucho miedo. Mucho jodido miedo y mucha jodida inseguridad. Dolor justo enmedio del esternón; opresión. Perspectivas. Cigarros. Incertidumbre. Y jodido miedo, que no me deja, no me deja avanzar hacia la puerta abierta que está al final del pasillo... necesito que me tomes de la mano.

3 comentarios:

Andrés C dijo...

pero valen la pena ¿no? esas siempre complicadas y retorcidas relaciones humanas... es ahí donde la vida toma un completo sentido... pues es ahí donde vivir significa realmente vivir.
Saludos!!!!!!

JoCeLyNe dijo...

andrés: sip. vale la pena el viaje, sobretodo cuando sí te toman de las manos. un gran saludo y gracias x visitarme !!!

andrea dijo...

me encanta.